wpid-img_20150612_201650.jpg

El nacimiento de Mariam

image

23 de Mayo, 40 semanas.
Vaaale ya estoy cumplida y no he parido. Cabe destacar que Abraham llegó 2 días antes de la FPP. No es que empiece a impacientarme pero… Por qué no sale ya!?

25 de Mayo, 40+2. Monitores.
Mi hija duerme como un lirón por la mañana. Ni desayuno ni zumo ni nada. Ni removiendo la tripa mano a mano la enfermera y yo conseguimos que despierte! Me mandan dar un paseíto. Venga ahora si, contracciones que suben hasta 160 en el monitor, a veces algo mas. Al rato vuelve la enfermera con un gine. Parece que la frecuencia cardiaca de mi niña esta baja respecto a la semana anterior. Recordar que estoy en tratamiento con betabloqueantes por la dichosa fibrilación. La recomendación del médico es caminar sin fatigarme (con lo que aprieta el calor y los 15kg que cargo), usar la pelota (ya la uso oiga!) y relajarme.
Salgo del hospital con la llorera padre. El papa estaba esperando fuera con Abraham que estaba ya desmandado de toda la mañana allí metidos. Menudo susto se pega. Susto el mio, que el gine me da cita para el lunes siguiente sino he parido me lo van a provocar.
Pues nada a caminar, mucho parque y mucho ir detrás de Abraham y mucho limpiar la casa. Aunque lo de no fatigarme esta complicado lo intento como puedo.

27 de Mayo, 40+4. Noche.
El día normal, sin novedades. Por la noche después de acostar al peque me pongo a releer las notas que hicimos sobre el libro de Consuelo Ruiz. Repasamos las respiraciones y mi chico parece controlarlo todo. El parece tranquilo pero sabe que me da mucho miedo una inducción y me repite que me pondré de parto normal.

28 de Mayo, 40+5. 10h a.m.
Abraham despierta pidiendo desayunar. Me levanto de la cama y… uy, me siento rara. Voy a la cocina y preparo desayunos para todos. Después de tomarlo voy a la cama y me tumbo a ver si se pasa, tengo sensación de dolor de regla. Eso me hace pensar en el parto, pero es demasiado soportable. No se me pasa.

Descargue unos días antes un App muy chula para contar las contracciones. Tiene un pulsador para cuando empieza la contracción y hay que volver a pulsar cuando acaba. Después pide valoración: moderada, intensa, muy intensa. Hace un informe con la duración e intervalos entre contracciones. No lo miro, yo sólo pulso una y otra vez. Son intensas. Me voy a la ducha. Le digo a mi chico que mire el informe mientras me lavo el pelo y por qué no, me depilo porque me he visto tres pelos en las piernas! A todo esto voy consultando por whatsap con mi amiga y compañera Elena, que también esta a punto de parir.
Nada, que salgo de la ducha y esto aprieta cada vez mas. Mi chico me mira con cara rara y m dice que las contracciones son cada 5 minutos. El hospital esta cerca, llamo a mi hermana para que venga a por mi hijo porque creo que si, estoy de parto. Ya son las 12h p.m

Voy por la casa caminando de un lado a otro. Mi chico preparando una ensalada de pasta para llevarse al hospital. Si, aquí no nos morimos de hambre jajjaja! Me agarro a los quicios de las puertas para pasar el dolor mientras balanceo de un lado a otro. Oh oh, no tengo pelota porque esta preparada en la bolsa del hospital. Tampoco me veo con ganas de usarla, con esos movimientos voy muy bien. Mi hijo anda detrás de mi dándome besitos y diciendo: mamá, no cupes, no pasa nara. Te lo comes! Le digo un par de veces que el bebé va a salir de la tripita de mamá, me besa la tripa y corre a ver sus dibujos preferidos. Voy al baño a hacer pis de nuevo. Qué es esto? Un pis tremendo! Habré roto aguas? No tengo experiencia previa en ello. Consulto con un grupo de amigas por whatsap que hacen juerga de mi situación. De parto y charlando por whatsap!

Son cerca de las 12:30h p.m mi hermana pequeña y mi cuñado acaban de llegar. Ellos, dos niños de 20 añitos. Me cuesta hablar para no romper mi concentración, pero al ver la cara de susto con la que me miran de reojo me tengo que reír! Vamos para el garaje. No puedo salir del ascensor, una contracción bien fuerte. Un vecino que quiere entrar. Por qué la gente no usa las escaleras? Esto es una emergencia oiga!

13:00h p.m entramos por las urgencias de nuestro hospital IHAN. En el box donde me exploran me dicen que estoy de parto, de 4cm, que no he roto bolsa y que si voy a querer epidural. Les recuerdo que tengo plan de parto y van a consultar en lo que voy caminando de camino al paritorio. En el paritorio la matrona es un amor. Una chica encantadora y súper tranquila. Me hago pis, voy al baño. Salgo del baño un poco alarmada porque tengo mucho dolor. La matrona nos recomienda caminar y dice que vuelve con una pelota ya inflada. Tengo un momento de pánico, me duele mucho y otra vez tengo ganas de pis. Si esto sigue así una hora mas no se si aguantaré! Esta vez no llego al baño porque me cuesta caminar. Tal cual me agacho en el suelo y hago un liquido denso y con algo de sangrecilla. Mi chico se asusta un poco y asoma la cabeza por la puerta en busca de la matrona. Cariño, no había un pulsador para eso!? Parece que acabo de romper aguas, estoy de pie junto ma la cama y cae al suelo como si hubieran vaciado una cisterna. La matrona me propone unas braguitas de papel para que pueda sentarme en la pelota. No puedo levantar la pierna para ponerlas!
La matrona de repente me pregunta si tengo ganas de empujar. Lo pienso un momento y no, no tengo. Pero de repente, la chica no ha hecho mas que darse la vuelta y… Ayyyy madre si, si tengo! Pero unas ganas terribles… Es como corriente eléctrica!! Bueno pues me pongo a empujar? No, no empujo yo. Mi hija esta queriendo salir de mi cuerpo a toda velocidad, es ella! Y ya no hay dolor. Solo latigazos que ponen rígido mi cuerpo. Recuerdo que tengo que relajar los muslos, como decía Consuelo, difícil estando de pie. Pero lo consigo porque estoy abrazada a mi chico de pie los dos junto a la cama. El hace las respiraciones y yo imito. De repente noto algo enorme entre mis piernas, quiero tocar pero me parece todo tan de mentira… Noto calor en la zona vulvar, fuego. Pero no duele y eso me impresiona, me da fuerza y soy tan consciente de lo que esta pasando que a la vez parece que lo estuviera viendo todo en una película. Me suelto del cuello de mi chico, para agarrarme al filo de la cama y que el pueda recoger a nuestra hija. Este chico va a necesitar un buen masaje en el cuello después de mis estrujones!
Entonces de repente entre mis piernas aparece mi bebé llorando a pleno pulmón. Es perfecta <3

Sabes esa sensación de fuerza, de poder, de alegría y amor?… todo al mismo tiempo! Pero espera, estoy de pie? Me muevo por mis propios medios para besar y coger a mi hija en brazos! Buah, esa sensación es increíble! Son las 13:40h p.m hemos tenido un parto cortísimo 😀
Algún punto interno por desgarro me cosen sin molestia alguna. No tengo episotomía! Mientras me vigilan los bajos yo ya he puesto al pecho a mi pequeña Mariam y ella mientras me mira con cara de lo hemos conseguido mamá. Me muero de amor.

Y si, lo hemos conseguido. Papá, mamá y tu.

image

people-2581913_640-01

Decidido hospital y conociendo a Consuelo

Hola! Vengo a contarte que ya tengo decidida la opción de dar a luz en otro hospital. Hace un mes estuvimos en la primera consulta para conocernos y tengo que decir que estoy encantada.
No quiero nombrar los hospitales porque hacerlo me parecería una falta de respeto a los buenos profesionales que allí trabajan y a las mujeres que han dado a luz, o van a dar, allí. Simplemente te voy hablar de los motivos por los que me decidí al cambio.

Mira esta imagen:

image

No se a ti, pero a mi me transmite la paz de mi hogar en la seguridad de un hospital.
Este es uno de los paritorios que ofrece este hospital que además es IHAN (hospital amigo de los niños).
Es un hospital universitario público, de gestión privada, de la Comunidad de Madrid que abrió sus puertas en 2011. A día de hoy se han atendido mas de 7.000 partos, algunos de ellos en el agua! Este hospital ofrece a sus usuarias la posibilidad de utilizar la bañera de partos que disponen en uno de sus ocho paritorios, dos de ellos recién inaugurados.
Lo que mas me llamo la atención con respecto a mi situación, fue la variedad de alternativas para afrontar el dolor con que disponen.
Pelotas de Bobath, sacos de semillas, cintas colgantes, bañera/ducha, terapia analgésica con Entonox® (gas de la risa), walking epidural… Las posibilidades disponibles son para abordar un parto humanizado sin ninguna duda.

En la entrada anterior expliqué las razones por las que andaba buscando una alternativa a parir en el mismo lugar que hace dos años. Me he encontrado comentarios de todo tipo:
“Irás a cesárea programada, no?”, pues mira NO. Una cesárea es una cirugía mayor, con muchas consecuencias para mi y para el bebé. Que mi corazón no se pueda permitir un sobreesfuerzo no quiere decir que pueda afrontar esa pérdida de sangre tan grande.
“Y vas a cambiar de hospital ahora?”, y cuándo te parece adecuado? He ido a todos los controles en el otro hospital hasta que llego el momento de hablar del parto y prácticamente no me dejaban otra opción a la epidural. Que por si alguien no lo sabe causa hipotensión, entre otras cosas, y yo estoy en 8/4 gracias a los betabloqueantes que hacen que no viva en continua fibrilación.
“No te vas a poner epidural!?”, de verdad si la gente supiera lo que me repatea esta pregunta no me la harían. No, no soy un a mártir de la causa. No me creo mejor madre ni mucho menos una súper mujer. Mi madre parió sin epidural dos hijas preciosas, y mi abuela 4 chicos de los cuales dos de ellos fueron de parto gemelar. Solamente es que ya he tenido la experiencia de un parto largo con analgesia en la que yo no sentía nada, pero mi hijo si. Fueron muchas horas en las que yo no sufría pero el si. Después de documentarme sobre el tema he descubierto cosas que no me han gustado. Y reconozco que no me informé lo que debía en aquel momento a sabiendas, por puro miedo al dolor.

image

Soy persona de leer mucho, hasta las etiquetas de la ropa me leo! Todo me causa curiosidad y no me puedo quedar sin echar un ojo a Google ante algo que me inquieta. Esta vez buscaba algo que me hiciera afrontar el dolor del parto como lo que es y no como lo que me habían contado. Alguna vez oí hablar de este libro, y así es como conocí el legado de la comadrona Consuelo Ruíz (1914-2005). Imagina a una señora bien entrada en años hablando de partos como el que habla en un mitin político. Realmente esta mujer pone los pelos de punta. O por lo menos a mi me los pone! Explica el proceso de parto tan sencillo como ir al baño. Las prisas no son buenas, y traer un hijo al mundo tiene un proceso y unos tiempos según la fisiología de cada mujer que hay que respetar. Me he aprendido cada palabra como un mantra a repetir el día del parto. Y es que el parto no duele, todo esta en el cerebro, estoy mas que programada para poder hacerlo porque soy mujer y estoy aquí para ello.
El libro El Parto sin Dolor es muy claro. Explica unos ejercicios que cualquiera puede seguir sin necesidad de acudir a clases preparto como es mi caso.

La nueva preparación, llamada “Educación Maternal”, donde además de gimnasia se enseñaba a las mujeres a parir “educadamente”, a aguantar todo lo que les hicieran, sin rechistar (…)
Este texto esta extraído del libro Parir sin Miedo, también de Consuelo Ruíz.
Para ver sus vídeos pincha aquí.

Y por último quiero decirte que no te conformes. Que un parto no es una extracción de una muela. Que la forma en que traemos a nuestros hijos al mundo los marca, y nos marca a nosotras, para toda la vida. Que dar a luz es parte de nuestra sexualidad y por tanto ha de ser respetada y tratada con amor. Que no subestimes la idea de hacer un plan de parto (ya hablaremos de esto) solo porque pienses que siempre se va hacer lo que es mejor para ti porque para ello están los sanitarios.
Decide, porque decidir te hace fuerte.

wpid-images.jpg

Segunda Maternidad

Como pasa el tiempo. Parece que hace nada estábamos buscando un bebé y hoy estamos esperando al segundo!
Nuestro segundo bebé ya tiene casi 30 semanas de gestación y es una niña.
He tenido el blog un poco abandonado, lo se. De septiembre a diciembre estuve metida en la formación de monitora acuática perinatal e infantil del Método Amnio®. Me ha encantado, he aprendido un montón y sobre todo he tenido la oportunidad de conocer a las compañeras que son unas chicas sensacionales. Y no se me puede olvidar mencionar a los directores del curso, dos bellísimas personas que nos atendieron estupendamente.

image

Por aquel entonces yo me estaba recuperando de una ciática que vino a verme apenas finalizando el primer trimestre de mi embarazo. Así como con el primero estaba como una rosa, con este no retenía en mi cuerpo ni el paracetamol para aliviar la ciática. Vomitaba frecuentemente, incluso llegué a desmayarme dos veces en el metro. Para colmo de males, de la mala postura y la cojera me dio una contractura en las dorsales que me dejó mas tiesa que un palo.
Casi un mes después y de visitas del Fisio a casa, estaba recuperada. La pega es que llevaba dos o tres noches sin dormir. Me daba la sensación de que estaba muy nerviosa. Como sensación de taquicardia constante que aumentaba por la noche y me tenia despierta gran parte del tiempo. Lo comenté con la doctora de cabecera al ir a pedir el alta y menuda sorpresa al ver que en reposo mis pulsaciones subían a 120!! De la consulta pasé a enfermería con un electro que dejaba ver que yo no estaba nada bien. De ahí a urgencias del hospital, pijama y cama conectada a una máquina las 24h. Diagnóstico de la gestante: fibrilación auricular.

Cardiólogos, ginecólogos, ecografías, ecocardiogramas y más electrocardiogramas, vías pulsiómetros. Me hablaron de heparinas, cateterismos y no se cuantas cosas más. Que horror. Lo único bueno que me dijeron aquella noche fue el sexo del bebé que aún no sabíamos pues la fecha de la eco era para después de navidad.
A todo esto añadirle la terrible sensibilidad en los pezones que llego rondando nochevieja. No podía apenas darle de mamar a mi bebé.
Me ponía muy nerviosa, las palpitaciones volvían una y otra vez. Así que deje de ofrecerle y el dejo de preguntar. Por las noches solía pedir antes de dormirse. Le decía que mama tenía pupa en las tetitas, y el se conformaba dándoles un besito. Algunas veces no colaba y lloraba. Entonces si le daba, aunque me doliera. El se daba cuenta, mamaba muy poquito y me decía ya esta mamá. Y así fue como empezamos con un destete en el que creo que yo lo pase peor que el. Me sentía muy mal. Tampoco ayudaba la medicación, que me dejaba con la tensión en el suelo y solo tenia ganas de llorar. Y lloraba! Aun así tengo la esperanza de que mi niño decida volver a la teta cuando nazca su hermana.

image

Ahora estoy mucho mejor, dos meses después. Descartada enfermedad cardiológica y sin lesiones en el corazón (tuve varios episodios de síncope), controlando con el endocrino la TSH (si, se me disparó solita porque tampoco tenia nada de tiroides antes) han llegado a la conclusión de que todo es a causa de la gestación. Que encantadora es a veces la maternidad!! Afortunadamente mi hija esta bien. No le afecta nada. Me están llevando el embarazo en alto riesgo para no despistar nada, pero todo esta genial por su parte.

La semana pasada fuimos a una charla en otro hospital sobre partos respetados. Salimos encantados. La idea de mi doctora es ponerme la epidural muy rapidito. Tengo que dejar la medicación semanas antes del parto, y ella piensa que el dolor pueda disparar las pulsaciones… Lógicamente si estoy en un hospital que no tiene mas alternativas al dolor que la epidural, qué me va a decir?
Creo que mi idea de un parto de baja intervención queda descartada. Pero de ahí a ponerme la epidural tan rápido… Cómo piensan que voy a sacar al bebé?
He pedido el cambio al otro hospital. Ofrecen otras alternativas (gas de la risa, agua caliente, calor, masajes, pelotas, walking epidural) y creo que puede ir en beneficio de un parto rápido. Si los segundos salen solos! Evidentemente no me cierro a la epidural, mi corazón es lo primero. Pero no me quiero conformar.
Estoy leyendo los libros de la famosa matrona Consuelo Ruiz Velez Frías. Tengo mi pelota de bobath en casa, hago mis ejercicios tranquila, mis respiraciones… Y bueno, tengo esperanza de un parto bueno. Por qué no?

image

En el próximo post te contaré mas sobre ese otro hospital, planes de parto y decisiones importantes.
Gracias por leerme después de tanto tiempo 😉

***Quiero dar las gracias a mi compañeras de Edulacta que me animaron un montón cuando me ingresaron y se me vino todo encima. Sobre todo a Yolanda Lorenzo, a la que confesé estar hundida y me hizo un preparado de Flores de Bach que me fue genial! También a Jade Magdaleno. Esa matrona estupenda que esta detrás del blog Matrona Online. Lo que vale esta muchacha!
Y a mi compañera Elena que me anima un montón siempre. Compañera de embarazo, que salimos de cuentas casi el mismo día!
A mi familia, a mi chico y a mi amiga Sheila. Te quiero Sheila 🙂
Siempre hay que dar las gracias!

image