Mi bebé tiene varicela!

Pues eso, varicela. Mi hija de 13 meses tiene varicela. Esa enfermedad tan contagiosa que se caracteriza generalmente por invasión de vesículas rojas, fiebre y decaimiento.
Primero se llenó de unos granitos que parecían picaduras y le echamos la culpa al jardín de la comunidad de vecinos. Otra vez pulgas! Pero el mismo sábado en que empezaron a salir sobre todo en la zona de los muslos y en la zona del pañal, empezó con fiebres de 39° y yo con el paracetamol a cuestas. El domingo era exagerado la cantidad de ronchitas que tenía sobre todo en el piernas y brazos. Algunas parecían vesículas aunque la fiebre era mas baja e intermitente. Para mi sorpresa el domingo algunas de ellas empezaron a secarse y se ven como pequeñas quemaduras. Ya llevábamos dos noches de juerga flamenca y el lunes la llevé al pediatra.
(Disculpa la calidad de las fotos, quería enseñarte como esta la pobre pero es que no para quieta!)

image
El muslamen de MiniMariam llenito de vesículas

La pediatra que nos atendió de urgencia, que no era la suya, nos dijo que creía que podía ser el virus conocido bulgarismente como boca-mano-pie. Debió de leermelo en la cara porque rápidamente me dijo que podía ser un virus de la familia de este, al no tener nada en boca ni manos ni pies. Que digo yo que si no hay nada en las áreas que dan nombre a la enfermedad es que esa no es! Pero bueno, nos volvimos a casa y yo seguí con la cristalmina y la loción de talquistina. Nos recomendaron volver al día siguiente, la pediatra que nos tocó rotundamente dijo que era varicela, atípica porque no había granos por todas partes, pero que es varicela. Así que nos volvimos para casa con una niña de 13 meses sin vacunar de varicela y un niño de 3 años con una dosis en su cuerpo desde febrero, rezando que si tiene que ocurrir, ocurra ya.
Menos mal que están de vacaciones en la guarde!

image
Interior del codo

La Varicela es muy contagiosa y hasta el 90 por ciento de los contactos con el enfermo provoca que se transmita la enfermedad. Es importante que los padres sepamos que los bebés pueden contagiarse tanto en el entorno familiar (hermanos), como en el escolar, en aquellos que van a la guardería.
Además, los bebés pequeños tienen más posibilidad de desarrollar complicaciones graves de la varicela, como neumonía, por ejemplo, por lo que es fundamental que extrememos las precauciones siempre vigilando la evolución de la enfermedad. Si la fiebre persiste muchos días y el estado general del bebé no es el adecuado, hay que consultar con su pediatra. Tenemos que poner especial cuidado en los menores de 6 meses.
De hecho, estos lactantes suelen ser ingresados habitualmente en el hospital. Y los recién nacidos de madres que desarrollan la varicela en el periodo desde siete días antes hasta siete días después del parto tienen riesgo de padecer una varicela neonatal grave.

Por si te estas preguntando el porqué de no llevar a mi hija a la urgencia hospitalaria. En cuanto apareció la fiebre y las ronchas valoramos su estado general. Niña activa y feliz aunque nerviosilla, fiebre intermitente controlable con parcetamol y ronchas en aumento pero no masivamente. Podía esperar al lunes tranquilamente. Por los hospitales no corre nada bueno, palabra de sanitario!
Y qué hacer con todo este cuadro? Pues poca cosa. Armarse de paciencia. No utilizar ibuprofeno para controlar la fiebre porque se puede producir sobre infección. Paracetamol siempre que suba mas de 38° o antes si es que están modo trapo. Muchos líquidos y mucha teta, nunca forzar a comer. Bañarlos con avena coloidal (secar sin frotar), usar un antiséptico como puede ser Cristalmina en spray (así no tocamos nada) y una loción de calamina para el picor. Importante, nada de sol.

Es muy importante vacunar frente a la enfermedad. En España de nuevo se volvió a incluir en el calendario de vacunas. Si tu hijo tiene más de dos años y no está vacunado llama al ambulatorio y pregunta por ello.
La verdad que pienso en que mi hija ha sido víctima de estas modas de nuestro gobierno del ahora vacunamos, ahora no vacunamos y encima no dejamos que los padres decidan libremente. Que está habiendo un repunte importante de la enfermedad es un hecho, y con tanto virus por ahí al menos deberían dejarnos la decisión a los padres y no prohibir incluso su comercialización en el país. Qué piensas tu?
Bueno, otro día te cuento mi opinión sobre las vacunas.

Si te gustó, comparte! Mil gracias.

Deja un comentario